Democracia, realidades diferentes en Latinoamérica

Latinoamérica, cada día se muestra como una mezcla de diferentes realidades, que a pesar de compartir similitudes como idiomas, estructura social, política como también ciertos valores en relación a la justicia social, se puede en ella observar, escenarios divididos y completamente opuestos en cuanto a sus necesidades sociales y políticas.

Lo cierto es que América Latina posee problemáticas muy similares a lo largo de todos sus países, las cuales, van desde el populismo extremo y negativo, la democracia liberal, un record sorprendente en violencia considerado casi inextinguible, extrema corrupción y realidades y promesas políticas jamás concretadas.

En casi 40 años la democracia se ha establecido en gran parte de Latinoamérica, sin embargo aun presenta desafíos y amenazas que no han permitido su completa consolidación en la región.

Cada país presenta una situación real y diferente, vivir en democracia es algo que posee diferentes significados para cada uno de estos; no se puede comparar la democracia de Uruguay con la de Venezuela, mucho menos con otros países como es el caso de chile, Nicaragua y México, esto mismo sucede si hablamos de inseguridad y delincuencia.

Electoralmente, América latina puede considerarse demócrata en todo su extensor, pero, lo cierto, es que su existencia, sea considerada real o no, recae  de forma directa en la transparencia de sus procesos, por ello, esta no siempre es considerada plena mientras existan términos o inquietudes que nublen la veracidad de dichos procesos .

Muchos países han alcanzado grandes logros, en relación a la democracia plena, algunos la buscan sin cansancio, en otros existe una democracia de nombre, mas no se expresa como una realidad tangible, mientras algunos, simplemente se encuentran en un completo extremo donde ella es inexistente como en el caso de cuba.

Lo puntual en cuanto a la existencia o no de dicha libertad de un pueblo a expresar su voz y decidir su realidad, es que plenamente se cumpla dicho término, que sea escuchada la voz del pueblo, en muchas partes de América latina el desafío de hoy, es avanzar hacia esta realidad  y sobre todo sostenerla.

A pesar de que hoy,  la democracia se encuentra instaurada en la gobernabilidad de la mayoría de los países, aun existen numerosos problemas institucionales que abarcar y solucionar como también, terminar de una vez por toda con la corrupción que se disfraza de liderazgo a lo largo de todo este espacio.

Deja un comentario